la lista de las primeras veces - escuela infantil pequeando Voltear, reptar, gatear, andar, sentarnos, levantarnos, correr, saltar, lanzar, agrupar, clasificar, juntar, apilar, construir y destruir. Probar nuevos alimentos y conocer sus texturas, coger los cubiertos, comer solitos, dormir sin compañía de mamá ni papá, nuestra higiene personal. Atención, concentración, observación, reconocer nuestro cuerpo, vernos en el espejo, compartir, respetar, ayudar, comprender, descubrir las emociones, reconocer sentimientos. Comenzar con las primeras palabras, contar historias, explicar lo que sentimos, entender lo que nos dicen. Autonomía, rutinas, normas, órdenes sencillas del día a día. Conocer nuestros sentidos: experimentar con texturas tanto nuevas como las más cotidianas, reconocer la voz de los demás y los diferentes sonidos, los ruidos, oler y observar todo lo que nos rodea, tocarnos y que nos toquen, desarrollar nuestro equilibrio, la boca, la lengua y los dientes. Reconocernos e identificarnos, diferenciarnos de los demás, quiénes somos y quiénes son los demás, conocer a nuestra familia. Subirnos a distintos lugares para descubrir otras perspectivas, asegurar nuestras caídas y tropiezos, escondernos, desplazarnos de diferentes maneras. Desarrollar la autoestima, la seguridad, el autocontrol emocional y corporal, experimentar con nuestro mundo más cercano, conocer animales, la naturaleza, el sol, la lluvia, el frío y el calor, el día y la noche… Sentir, jugar, llorar, recibir y dar abrazos, compartir enfados, disfrutar.

Por diversos motivos de la vida adulta, las familias deciden que sus pequeños tienen que ir a una Escuela Infantil mucho antes de comenzar en el cole. Tan ocupados con la crianza y con tantas cosas en la cabeza, sin pararse en muchas ocasiones en valorar la importancia de estos primeros años.

Desde que los peques nacen, su cerebro, su cuerpo… ELLOS al completo, comienzan un proceso de desarrollo y empiezan a enriquecerse gracias a todo lo que les rodea, configurando poco a poco su personalidad, su forma de ser o su forma de participar en el mundo.

Si nos paramos a pensar en la lista tan extensa que hemos ido nombrando, podremos darnos cuenta de que todo a lo que nos referimos se va aprendiendo en esta etapa que va desde los 0 a los 3 años. Para toda educadora su trabajo es una filosofía. Su día a día consiste en valorar todos y cada uno de estos pequeños avances concediéndoles la mayor importancia posible.

Desde que los peques entran a formar parte de la Escuela y comienzan a Pequear, les ofrecemos cada día a sus pequeños cerebros nuevos estímulos, nuevos aprendizajes que les ayuden en su propio crecimiento, construyendo de este modo conexiones desde lo aprendido y vivido, para encaminarse hacia nuevos aprendizajes cada vez más complejos. Y todo esto sin apenas haber llegado a los 3 años.

¿Seguimos creyendo que aquí sólo juegan y pasan el día?, ¿Vemos la etapa de 0 a 3 años como algo sin importancia?, ¿Damos valor a la Escuela y la educadora de nuestro hijo/a?…

Durante estos años se trabaja, y se trabaja mucho, se asientan las bases del conocimiento y se aprende mucho más de lo que podemos llegar a pensar, por eso… Recomendamos a todos los papis y mamis que escuchéis nuestras recomendaciones, pidáis ayuda si la necesitáis, que nos apoyéis desde casa facilitando nuestro trabajo en la medida de lo posible porque no sólo estamos cuidando, estamos iluminando el camino educativo de vuestros hijos, con amor y paciencia, todos los días.